Bullrich cruzó a Perroni por decir que ” hay más robos porque la gente no tiene para comer”

Desde Washington, la ministra dijo que “no fue de lo más feliz” el diagnóstico del policía.


La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró que la afirmación del jefe la policía Bonaerense, Fabián Perroni, quien vinculó la situación social con el delito común, “no fue de lo más feliz”


El jefe de la Policía bonaerense, Fabián Perroni, había  manifestado que bajaron los delitos más graves y complejos, aunque afirmó que los robos y hurtos aumentaron, circunstancia que vinculó a un “problema social” ligado al “apremio económico”.

“El delito más simple aumenta y es sobre el cual más estamos trabajando (…) Hay gente que delinque, que es la primera vez que está pasando, que antes no lo hacía, pero por una necesidad más que de delinquir por un apremio económico”, expresó Perroni en diálogo con radio La Red.

En ese sentido, agregó que existe “un problema social, que es obvio, que hace que la persona que tenga la necesidad de comer, por definirlo de alguna manera, (delinca), lo que hace que el delito más simple aumente”.

En diálogo con corresponsales argentinos en Washington durante una visita que realiza a los Estados Unidos como parte de los preparativos de la Cumbre del G20, Bullrich fue consultada sobre las declaraciones de Perroni.

Bullrich indicó que las afirmaciones del jefe policial no fueron “felices” porque, “primero, la pobreza en la Argentina bajó; y, segundo, porque se está haciendo una intervención en los barrios más complicados con el plan Barrios Seguros, que no es sólo seguridad sino muchas variables”.

La ministra aludió al programa que, desde el inicio de su gestión, funciona en el ámbito de su cartera, y que, con alcance nacional, busca reducir el delito y la violencia “fortaleciendo la capacidad institucional para atender las demandas relativas a la vulnerabilidad social”, según informa la Web del Ministerio.

En las declaraciones que hizo en Washington, Bullrich señaló que “hoy la pobreza se mide sólo por ingresos” mientras que, desde el Gobierno, se están llevando adelante otras acciones vinculadas con “acceso al agua, cloacas y el domicilio como un factor de ponderación social a la hora de buscar trabajo”.

La ministra destacó también que “es fundamental” el debate sobre un “régimen penal socio-educativo juvenil”.

En este sentido, subrayó la importancia de “no agarrar a los jóvenes cuando cometieron su primer asesinato sino agarrarlos cuando cometieron su primer delito y poder desviarle la inexorabilidad de su camino criminal y ofrecerles otra salida”.

Bulrich aseguró que ha “buenas cifras” registradas en la lucha contra el delito, aunque admitió que ante un suceso “el caso mata a la cifra en inseguridad”.

Según la funcionaria, hasta fines de 2017 hubo un “11,5 por ciento menos de robos, un 21,5 por ciento menos de homicidios, más de 200 por ciento de crecimiento de decomisos en drogas, 42 por ciento más de presos por narcotráfico y un aumento importante de la operatividad”.

“Sin embargo, todavía la sensación de la inseguridad es muy fuerte. Va a tener que pasar mucha agua bajo el puente para que cambie eso”, agregó la titular de la cartera de Seguridad.