Crisis en el directorio del Nación, mientras González Fraga está de vacaciones en Indonesia


El principal banco del país tuvo que suspender préstamos y descuentos de cheques. Directores amenazan con renunciar.


El Banco Nación suspendió las operaciones de descuento de cheques ayer  jueves y tampoco contabilizó préstamos en medio de un malestar generalizado que alcanza al Directorio y a los empleados. En tanto, su presidente, Javier González Fraga se encuentra de vacaciones por Indonesia.

Alicia Inés Caballero dio un paso al costado del Directorio del principal banco del país y otros dos miembros amenazan con hacer lo mismo ya que mantienen profundas diferencias con el presidente que van desde el hecho de que el Tesoro se adueñará de más de $25.000 millones de las arcas de la entidad hasta cuestiones internas como el futuro de la cafetería de la sede central.

En tanto, los trabajadores difundieron volantes reclamando el pago del aumento convalidado por las cámaras bancarias y acusando a Fraga del “descalabro económico” al que condujo al banco por no tener fondos para hacer frente a la recomposición salarial.

El artículo 118 de la Ley de Presupuesto aprobada ayer obliga al Banco Nación a hacerle un aporte de $15.000 millones que se suma al giro de utilidades a las que quedó comprometido desde este año y que este abril fueron de $20.000 millones. Fuentes de Hacienda, en su momento confirmaron que serían “algo más”, por lo que aunque la cifra no se conocerá hasta cerrado el ejercicio 2018, para el año próximo se estima que la cifra total no descenderá de los $25.000 millones.

Otra de las disputas incluye la negativa de Fraga de cerrar la cafetería a propuesta de uno de los directores, que propuso reemplazarlos por máquinas expendedoras.

Las tensiones presupuestarias al interior del Banco Nación quedaron de manifiesto en la marcada suba de tasas de interés que aplicó esta semana para las empresas y en su negativa a sumarse al plan de apoyo a las pymes anunciado ayer por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, que suma $22.000 millones a tasas preferenciales para el descuento de cheques.

“Sabemos que la coyuntura no es fácil, y que es aún más difícil para las PyMEs, pero estamos convencidos que después de este proceso la economía va a estar más sólida y las PyMEs van a tener una macro estable”, afirmó Sica al momento de su presentación.

Fuente: LPO