Sergio Cassinotti: “El PAMI dejó de ser deficitario después de 9 años”

“Lo conseguimos sin quitar prestaciones, comprando medicamentos sin sobreprecios y realizando auditorías a clínicas”, dijo el titular del organismo a Infobae.

“Después de nueve años de déficit consecutivo, el PAMI hoy está en punto de equilibrio. Lo logramos en poco tiempo, ya que hace solo 15 meses que estoy. Creemos que es un dato importante que se conoce poco. Y lo conseguimos sin quitar prestaciones, con tratamientos oncológicos que se autorizan en 48 horas cuando antes había que esperar semanas”, dijo a Infobae el titular del organismo, Sergio Cassinotti.

El PAMI consume al año el 40% de los medicamentos que se comercializan en Argentina. Un adulto, con una obra social privada, utiliza -en promedio- seis o siete recetas al año. Un afiliado al PAMI requiere 25. El 20 de julio de este año, Infobaeanunció que desde la entidad licitaron  23 medicamentos oncológicos para ahorrarse $1.450 millones. Justamente desde el PAMI explicaron parte del déficit con el que convivió el organismo durante la última década.

“Descubrimos que se pagaban precios muy altos por medicamentos que nunca habían cumplido un proceso de licitación. Pagábamos cerca de $2.200 millones y con la licitación ahorraríamos cerca de $1.450 millones. Nos sentamos junto a 23 laboratorios y elegimos quiénes comercializarán estos medicamentos, vitales para los pacientes que conviven con un cáncer de mama, de colon o de próstata”, aseguraron.

“Recortes para nosotros no existen. El Presidente lo que quiere es eficiencia. No se trata de entregar menos, lo puedo demostrar con números; se entregan más cantidad de medicamentos oncológicos. En lo que se trabaja más es en el precio:conseguimos ahorros del 70 por ciento con respecto a lo que pagaba PAMI el año pasado. Cambiamos las reglas de no comprar bajo un modelo de contrato con el que se trabajaba durante muchos años. Queremos competir, ahí encontramos descuentos. Y además la compra conjunta, con obras sociales provinciales, sindicales y otros ministerios, se puedan sumar para que nos convenga a todos”, sostuvo Cassinotti.

“Lo que quiero bajar son los tiempos de atención: que se acceda a las consultas en plazos más cortos. Un objetivo que tenemos es que los hospitales públicos firmen convenios con PAMI. Lo hicimos con otras provincias. Queremos que PAMI sea una obra social normal que pague los servicios que debe pagar. Y no sobreprecios absurdos. Después de nueve años de déficit consecutivo, PAMI hoy está en punto de equilibrio“, concluyó el titular del PAMI.

Cassinotti también hizo hincapié en la implementación de la nueva credencial magnética para los jubilados. “A fin de año vamos a tener todo el país con las credenciales entregadas. El objetivo es facilitar el acceso de nuestros beneficiarios a las prestaciones. La credencial eliminará trámites, permitirá que la gente tenga que ir menos a los locales. Y ayudará al control, porque cuando uno va a la farmacia a retirar un medicamento o a hacerse una consulta, pasa la credencial por un posnet y esto queda registrado. Además, quedan registrados los consumos de los pacientes en el tiempo, lo que ayuda en el control. La credencial tiene un código QR, que permitirá cargar patologías crónicas, como si el paciente es asmático, hipertenso, y ante cualquier situación que se presente en la calle se sabrá qué tiene”.

En relación a las denuncias judiciales que viene realizando el organismo, Cassinotti concluyó: “Las investigaciones siguen, con los tiempos de la Justicia que todos conocemos. Detectamos nuevos casos, que hemos denunciado. Tenemos que identificar la cantidad de beneficiarios por patología. Nos ayuda al control, porque -por ejemplo- se usan los nombres de beneficiarios del PAMI que no son diabéticos y retiran medicamentos de alto costo a su nombre”.