Vidal convocó a los docentes, pero advirtió que “no ofrecerá lo que no pueda pagar”

La paritaria con los maestros durará un mes. Los docentes ya hablan de medidas de fuerza.

Pocas veces una convocatoria a los docentes para arrancar la discusión paritaria fue tan fuerte como esta. Con advertencias y críticas hacia los gremios, el gobierno bonaerense citó a los representantes sindicales para el próximo 6 de febrero.

“El problema es que el paro se utiliza como primera herramienta de presión y creo que los adultos debemos discutir nuestras problemáticas con los chicos en las aulas”. Ese fue el tono del ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro con el que se convocó a los docentes.

Pero además, el titular de la cartera educativa les advirtió a los gremios que “vamos a ofrecer lo que podemos pagar. No se puede ofrecer lo que no se puede pagar”. Una advertencia clara de que el gobierno no está dispuesto a pagar el piso del 25% que los docentes vienen reclamando.

Por el contrario, el gobierno llevará a la mesa de negociación una propuesta que rondará el 18%, el mismo porcentaje con el que cerró la paritaria con los estatales para todo el año.

A partir de allí todo será negociación y desgaste. Los docentes amenazarán con paros y el gobierno se mostrará como la parte más débil de la negociación. “La Provincia no está en condiciones de pagar un 30% porque sigue estando quebrada. Si los gremios vienen a pedir un 30% no hay vocación de cierre”, advirtió Finocchiaro este fin de semana.

La pulseada durará un mes. El gobierno de María Eugenia Vidal fijó como fecha de inicio de clases el 6 de marzo. Se vienen cuatro semanas frenéticas.

Horas antes de la convocatoria, el titular de Suteba, Roberto Baradel, había puesto en duda el inicio de clases y adelantó cuánto pedirán en la negociación. “Como piso vamos a pedir el 25 por ciento. Queremos discutir la pérdida del poder adquisitivo que está en el 8 por ciento y el 25 por ciento aproximadamente de inflación”, dijo.