Las 3 notas más explosivas de Espectáculos en 2016

Un escándalo con Lali Espósito, el día que Susana Giménez metió la pata con Daniel Scioli y el costado hot de Candelaria Tinelli en las redes.

Las tres notas más leídas de Espectáculos a lo largo del año tuvieron como protagonistas, directa o indirectamente, a Lali Espósito, Susana Giménez y Candelaria Tinelli, tres de las figuras que generaron más atención en 2016.

En el podio, se ubica primera una noticia que giró alrededor de Lali, a raíz de la dura carta que publicó una de las chicas que formó parte de su cuerpo de baile durante varios shows. Se trata de Sol Gilgorri, quien la acusó a ella y a su producción de pagarles a los artistas que trabajan en escena “lo menos que se pueda” o de convencerlos para que lo hagan “gratis”. Además, en un extenso comunicado, denunció que la desvincularon de varios recitales casi sobre la fecha, sin previo aviso, haciéndole perder otras posibilidades de trabajo.

El segundo hecho que más interés causó a los lectores de Espectáculos fue una metida de pata de Susana Gimenez en su vuelta a la televisión. Sentada en su escritorio, la diva agradeció a los famosos por las flores que había recibido. Fue pasando uno por uno, hasta que que dijo: “Gracias a Daniel Scioli y Karina Rabolini, amoroooosos”. Ahí el error. Poco después de haber sido derrotado por Mauricio Macri en las elecciones presidenciales del año pasado, el exgobernador y su mujer se separaron. Por eso, la equivocación de la diva provocó furor en las redes sociales.

La tercera protagonista del podio es Candelaria Tinelli, quien con el cuerpo cada vez más cubierto de tatuajes desplazó a su padre, el conductor más famoso del país, en cuanto al interés que generó en los lectores de esta sección. La segunda hija de Marcelo y Soledad Aquino se pasó el año mostrando su figura entintada a través de Instagram, donde causó verdaderos revuelos. Un diseño que llamó la atención fue uno sobre su pecho. Cande, dueña de una marca de ropa, ya cubrió toda la superficie de su espalda, además de haber decorado sus manos, sus piernas y ¡hasta el cuello!